martes, 30 de agosto de 2005

Nikon VII (The End)

No lo tomó tan mal. Después me daría cuenta por qué, algo olía mal. Siempre digo que mi olfato y el resto de mis sentidos están maximizados por la falta de mi oído derecho (una otitits infantil que nadie notó me hizo perder la mitad de mi audición, soy lo que se diría un oyente mono y no me sirven los estéreo ni los dolby surround) por lo que noté algo extraño en su reacción y me dediqué a encontrarle el motivo.
Un día metido en el caché de su computador, donde siempre encontraba fotos de osos más peludos y más guatones que yo, me topé con una carta muy amorosa y con mucha cotidianeidad compartida. Le recordaban lo bien que lo habían pasado juntos y que esperaban repetirlo.
Después de eso mis recuerdos se hacen borrosos. Algo sí estaba claro, esa era una relación, con e-mails y conocimiento mutuo, algo muy distinto a mi beso con un desconocido. Recuerdo vagamente que Ramiro me explicó que eso no pasaba de una relación platónica y que cuando la había tratado de materializar, su contraparte no había funcionado sexualmente. Luego de eso creo que terminamos, pero después no sé cómo, volvimos.
Los resultados en la PAA me permitían elegir cualquier universidad para reintentar Arquitectura. Luego de la prueba de admisión me quedé en Santiago. Al poco tiempo, a Ramiro lo trasladaron a una filial del sur. Los reencuentros se fueron haciendo cada vez más esporádicos. En abril, recuerdo que lo acompañé en Santiago (en uno de sus viajes por trabajo) a comprar nuestro primer hijo: un perrito bulldog francés, al que mi propuesta de nombrarlo Paco le gustó.
Ramiro se sentía muy sólo en el sur, no conocía a nadie y yo mismo le di la idea de que conociera gente en los chats de la zona sur. Así conoció al que sospecho fue su pololo no oficial hasta el día que terminó conmigo.
Mi primer semestre en la U fue durísimo. No fui capaz de superar ramos como Física, Geometría Descriptiva y Cálculo I. Sin embargo, en los más artísticos como Taller y Expresión Espacial (creo que así se llamaba) me fue bastante bien pero no lograron subirme el ánimo ni la autoestima lo suficiente y en Julio ya estaba tirando la esponja. Al mes después, le conté a mis padres y a Ramiro que veía imposible que salvara el año con las notas que tenía en los ramos matemáticos.
Dos semanas después de mi cumpleaños, Ramiro terminó conmigo por teléfono.
Abandoné la pensión que tenía cerca de la U y me fui donde mi abuela al Cajón del Maipo.
El resto del año también está en una nebulosa, sólo recuerdo que lo pasé bastante mal. En octubre recuerdo haber ido al sur y haber intentado un reencuentro con Ramiro que no se dio. El pololo no oficial poco a poco se estaba convirtiendo en uno oficial. A partir de ese momento me quedó claro que sólo seríamos amigos y que Paquito ya no sería mi hijo, jajaja.
En este relato quedaron muchos momentos especiales que pasé con Ramiro, como nuestro viaje a Machu Picchu junto a mi hermana y su pololo. O la vez que fuimos a las Torres del Paine.
Hoy con Ramiro mantenemos una buena relación de amistad. De hecho le he presentado a dos de sus ex y ahora mantiene la relación más estable que le he conocido con alguien que coincidentemente yo había tenido una one night drunk. Después nos enteramos que era la misma persona. Ambos han venido a Valparaíso y se han quedado en mi castillo, hemos carreteado juntos y cero problema.
Una vez con Ramiro nos hicimos una promesa: si ambos llegamos a los 40 años (el dijo 30 pero yo me reí y le dije que era demasiado pesimista y lo subimos), solos y desilusionados de los hombres, nos iremos a vivir juntos. No le he preguntado si aún mantiene esta idea y tampoco sé si el "vivir juntos" implica una relación de pareja. Se lo preguntaré la próxima vez que hable con él.

15 comentarios:

Julius dijo...

Buena historia Eleu.
Bien heavy todo, debe haber dolido harto.
Es heavy imaginarse además todas las versiones de las historias así. La del que gorrea, la del "otro".
Un abrazo y ojalá que a los cuarenta estés muy bien acompañado y lo dejes pagando.

JUL.

Ignacio dijo...

lei lo q dejaste en mi blog...y tienes mucha razon, lo de escribir no es lo mio, pero le pongo empeño (eso da puntos no?)

igual te pasaste

un saludo tremendo

Nacho

sombra_de_mi dijo...

pucha mi niño, que ganas de poder abrazarlo bien fuerte en ese momento...
igual queria contarle que me emocione cuando lei lo de la promesa con Ramiro, porque como a los 15 años un amigo y yo prometimos lo mismo. Lo malo es que me va a salir fome parece, porque el tio esta a punto de casarse con otra mujer y ni siquiera esta enamorado!!!

Remus dijo...

A veces los buey podemos ser bien vaca. Nada más que decir.
Saludos.

Pablillous dijo...

pucha compadre..igual duele recordar esos momentos tristes, de personas que uno ha ...querido mucho?..pregunta...intentarías una relacion con el, si vivieran juntos?
si lo haces tendrias que ser realista, recuerda que ya no estan en los mismos momentos de sus vidas, ahora son mas grandes...puede resultar algo fantástico o puedes terminar mas herido que la primera vez...
no quiero darte catedra..solo mi opinion, tu historia en sus diferente episodios me llego harto

un abrazo osuno , como a ti te gustan!

lllllllllllllllllllll dijo...

yo tambien tengo pendiente uns de esas promesas a futuro..quiero creer que aun sigue vigente..
adios

FasalazA dijo...

Bleh, como que seguí leyendo la historia y no pude evitar recordar de lo que salí recién, aunque fue mas breve, más a lo bruto, en plan aprendiendo, más en pequeña escala, pero fondos parecidos.

Nah pos. Esas promesas en el anime se sellan entrelazando los meñiques. "Yubikiri" le llaman. Que después se cumplan es otra cosa, pero como ideal es romántico y da para pensar en bonito. ¿Ne? Ojala llegue alguien.

Abrazo.

Alter & dijo...

Buu, q poco alentador el fin de la historia. Aunque no sorprende para nada en realidad, es super hiper común que ocurran esas cosas en este mundillo. Gorreos, mentiras, caídas, recaídas, compartir ex's, etc...Como que bajonea un poco esta ultima parte, da la impresión q es el triste final de toda pareja gay. Ojalá no nos ocurra.
Saludos eleutherio y gracias por tus comments de siempre.

Alter & Ego

Mister Duncan dijo...

Bueno, ojalá no sea necesario, y encuentres un amor así como super power, pa quedarte con él, pa sieeempre... bueno igual bakan tener una carta bajo la manga ah,
saludos.

jaimePL dijo...

Mientras leía la parte final en la televisión sonaba una música bastante triste, que acompañó perfecto tu relato.
Debo estar en mis días más encima por que parece que hasta me dio pena. Chucha!
Ya, me acuesto mejor antes de ponerme mamona.

Suerte don Casto.

marlencita dijo...

Yo creo que jamás podría tener una relación de amistad con un ex... eso si que es evolucionado

C.- dijo...

Sabes el tema de los 40 se parece a La Boda de Mi Mejor Amigo..Espero que muchísimo antes encuentres a "ese" ser especial que deseas
Suerte
Clau

Alma a Contraluz dijo...

M e dio pena al leerte, pero quizás esos momentos fueron necesarios para conocerte a tí y los que te rodeaban.

Besos

adriano_queer dijo...

se veia tan linda la relationship q pense q llegarian a los 40 y teniendose el uno al otro, no paso, y ahora el esta con otro y no estoy muy seguro de tu estado civil pero pare q la pasai bien....

cuidate, chausss, kissesssss

Vicente Risopatrón dijo...

que fuerte la historia... me alegra que ahora muchos sigan mi moda de contar historias de amor en los blogs... la diferencia es que yo aun no termino... de contar la historia

ESTOY AL DIA!!!