domingo, 21 de agosto de 2005

Buenos Aires


Miércoles
A las 11:30 llegamos al hotel Orly ubicado en la calle Paraguay, a dos cuadras del paseo peatonal Florida. Madre consumista no quiere perder tiempo y partimos a Galerías Pacífico. Con mi hermano Ignacio nos vamos directo al patio de comidas a buscar unos sándwichs de milanesa. Las papas fritas que los acompañan están demasiado aceitosas.
Caminamos por Florida y luego vamos a Retiro donde tomamos un tren a Tigre. Luego de una hora de traqueteo en el que vemos a lo lejos los barrios de San Isidro y Olivos llegamos al famoso delta. Nos comemos unos exquisitos helados y a las cuatro de la tarde nos subimos a un catamarán para recorrer el río Sarmiento. Con sueño por habernos levantado a las 5 de la mañana para tomar el avión en Santiago, nos resultan tediosas las constantes detenciones para dejar a pasajeros en sus casas. El catamarán resulta ser una especie de bus flotante de los lugareños. Nos llama la atención una estructura cúbica de vidrio con una pequeña casa dentro, resulta ser la casa-museo de Sarmiento. Suponemos que los vidrios que la rodean son para protegerla del paso del tiempo. Nos bajamos en el restaurante Aku aku donde tomamos once. El entorno nos recuerda la laguna de Aculeo pero bien estirada con forma de río, llena de casas de veraneo con sus muelles y lanchas propias.
A las seis pasa un nuevo catamarán-taxi que nos lleva de vuelta un poco más rápido. Ya se hizo de noche cuando tomamos el tren de vuelta al centro de la ciudad. Un poco de descanso en el hotel y volvemos a salir para comer en el restaurante El Establo, en la esquina de San Martín con Paraguay. Pido 1/2 bife chorizo con guarnición de lo que parecen ser porotitos verdes y zanahorias salteadas y papas chauchas. Apenas puedo comérmelo todo y un bajativo de algo que parece licor de limón casi me rebalsa el estómago. Quiero dormir, dormir, dormir.
Jueves
9 AM: es mi cumpleaños y sólo me doy cuenta que es así en la ducha. No digo nada, quiero saber cuánto tiempo les toma a Madre y Hermano recordar saludarme. Tomamos desayuno con mil facturas (medialunas dulces), tutti frutti y jugo de pomelo. Hermana se supone que llega al mediodía por lo que tenemos tiempo para hacer algo corto y volver a esperarla al hotel. Yo busco en la guía de teléfonos las direcciones de ópticas para comprarme lentes de contacto. (Los anteriores iban a cumplir sus dos años útiles pero no alcanzaron a hacerlo porque en marzo me asaltaron, golpearon y pegaron patadas entre cuatro en el suelo a la salida de Pagano. Uno de los lentes voló y no me di cuenta hasta que volví casi arrastrándome al castillo) Supuse que existiría una calle con mayor concentración de ópticas y me decido por Rivadavia porque a la altura del 7000 existían hartas. Camino por Florida hasta esa calle y me doy cuenta que la calle casi empieza ahí. Sigo por ella creyendo que no me costaría mucho encontrar un par de tiendas para mi objetivo pero ya en el 3000 desisto y subo por Puyrredón. Poco antes de llegar a Corrientes me encuentro con los primeros piqueteros de mi vida. Son unos pocos, pero detienen el paso de los vehículos y silenciosamente despliegan sus carteles. Como la mayoría de los transeúntes, sigo mi camino. Antes de llegar a la famosa, por lo ancha, avenida 9 de Julio, encuentro una galería llena de ópticas. En la primera que pregunto me dicen que pueden hacerme por 180 pesos (unas $36 lucas) la mejor marca de lentes de contacto. El problema es que no aceptan tarjeta visa y todo me suena medio trucho así es que les digo que intentaré conseguir efectivo y me voy. Luego de conocer el obelisco sigo mi camino al hotel donde recordaron que es mi cumpleaños y me saludan.
Ya es la una de la tarde y Madre está preocupada porque mi hermana no llega del aeropuerto. Llamamos a Santiago y nos dicen que el avión se atrasó por "mantenimiento". Como a las 3 de la tarde aparece hermana y nos vamos a la calle Santa Fé. Almorzamos en un restaurante al lado de la librería más grande que he visto en mi vida: Ateneo. La comida estuvo cara y el pescado que me recomendó la camarera estuvo asqueroso. La salsa vasca apenas podía ocultar su hediondez. Dicen que nunca hay que confiar de los pescados con salsa porque es una táctica muy usada por los chefs para esconder los días de más que tiene el pez fuera del agua.
En Ateneo pasamos toda la tarde viendo los libros que siempre he querido leer pero que jamás podría pagar. Pregunto por alguno del fotógrafo argentino Sebastián Freire y no lo tienen pero me recomiendan a Andres Serrano, quien tiene unas fotos espectaculares, entre bizarras y pornográficas. Madre me dice que elija un libro y me voy a la segura con el más reciente que tienen de uno de mis escritores favoritos, David Leavitt: "Martin Bauman", año 2000, editorial Anagrama, 455 págs., $58 (unas $12 lucas). El precio no es nada comparado con las lucas que gastó madre en el montón de libros que compró, que le habrían salido el doble en Santiago y el triple en el sur, si es que los encontraba allá. También compramos con mi hermana el dvd de la película argentina "Roma" para regalárselo a mi tío Juan. Yo no he visto esa película, pero si es de Adolfo Aristarain no dudo de que sea muy buena, tanto como "Martín Hache" o "Un lugar del mundo" que me fascinaron.
Por ahí cerca encontré una óptica con mejor reputaciÃón y me ofrecieron unos Bausch & Lomb a $180 también. Me gustó la idea y Marta, la oftalmóloga me midió la curva y, como ya era tarde, quedamos en que al otro día en la mañana cerraríamos trato si habían lentes disponibles para mis ojos.
Luego fuimos a tomar un té a Sentirte en la calle Riobamba. Disfruté un muy especial brebaje que denominan "Patagónico", un poco para recordar las tierras donde me crié en el día de mi cumpleaños. Salimos corriendo y tomamos un taxi porque debíamos juntarnos con mi primo Giorgio, que estudia Cine y está por un año de intercambio en la UBA. Pero olvidamos una de las bolsas con libros, justo una de las más caras porque tenía dos tomos de una especie de enciclopedia de arte del siglo XX. Por suerte la echamos de menos pronto, porque cuando volvimos a la mesa -sorprendentemente- aún estaba bajo una de las sillas. Al parecer, los argentinos pueden estar mal económicamente, pero conservan íntegra su honestidad.
Cuando Giorgio llegó al hotel aún teníamos tiempo para comer algo antes de ir al cine. Pasamos al Roma del paseo peatonal Lavalle y nos comimos una pizza que estaba mas o menos. Fue el único local cercano al cine KM 0 que nos tincó.
Vimos "Viaje hacia el mar", una muy buena road movie uruguaya por sólo $4 c/u (unas $8 gambas). Después fuimos a la Confitería Ideal, un local que de noche funciona como tanguería. Nos entretuvimos viendo como los viejos y jóvenes bailaban el tango más auténtico que pudimos observar. Me pregunté lo que habría pasado si algún osado bailarín me hubiese invitado a la pista. Pero no, no vimos dos hombres bailando, me imagino que quizás sí existen tanguerías gays. Volvimos al hotel muertos de cansados pero igual leí un par de hojas de Leavitt antes de rendirme a Morfeo y sus brazos, su pene y todo lo demás (claro que sólo en el sueño).
Viernes
Me levanté temprano para ir a la óptica y Marta me tenía la buena noticia de que tendría mis lentes en la tarde. Cerramos el trato. Después fui a comprar entradas para el más reciente show de Les Luthiers pero no quedaban para la noche, sólo para el sábado. Me encontré con la family en la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada. Habían campamentos de piqueteros y un olor a campo y asados.
Tomamos el subte (metro) y nos bajamos en la estación San Juan en Santelmo. Recorrimos los anticuarios. Almorzamos en el restaurante Rara, mis hermanos unos sorrentinos que me hicieron arrepentirme de haber pedido unas chuletas de cerdo. Concordamos en que fuera a sacar entradas para Les Luthiers, que no podíamos dejar de verlos. Tomé mi primer bus bonaerense y en el Rex hice una fila larguísima para descubrir en boletería que ya se habían agotado todas las entradas del findesemana. Volví a Santelmo y en la plaza Dorrego me encontré con mi family. Tomamos un taxi para Caminito, nos sacamos las típicas fotos creyéndonos bailarines de tango.
Volvimos al hotel para tratar de ubicar a Giorgio y decirle que no teníamos entradas a Les Luthiers. Madre, Hermana y Hermano fueron al cine a ver "Un Buda" y yo partí a buscar mis lentes nuevos. Tuve tiempo para eso y estar un rato en un ciber, donde revisé mi correo y cambié mi país en gaydar por Argentina y me metí a su chat para preguntar por discos gays de la ciudad. Me nombraron Sub y Palacio Buenos Aires. A pesar de que me hablaron dos torsos guapísimos (no ponían foto de cara) no conocí a nadie que quisiera acompañarme a bailar. Volví al cine porque con Hermano iríamos a ver Sin City en otro cine y Madre con Hermana se quedarían para ver un documental llamado "Pepe Núñez, luthier". Llegué antes y me di una vuelta por Corrientes.
Gran sorpresa gran, me encontré con mi ex, su pareja y alguien que podría ser perfectamente Cabro Chico Hueco. Quedamos de juntarnos a medianoche para conocer la disco gay porteña.
Fui con Hermano a ver Sin City y quedamos salpicados de sangre. Tomamos un taxi al salón de té La Biela en Recoleta donde nos encontramos con Madre y Hermana. Fuimos a cenar a "Locos por el fútbol", pedí un matambrito con salsa barbacoa y papas fritas. Estaba espectacular. Como a las doce y media me despedí de family para encontrarme en Corrientes con Alex (ex primer novio), su pareja y CCHH. Fuimos a encontrarnos con Gaby, amiga lesbi argentina, en el boliche "Sitges" a casi $10 en taxi en calle Córdoba. Cientos de argentinos guapos, una gancia y miles de miradas. Como a las una y media fuimos a Palacio Buenos Aires, la disco gay más grande que he visto en mi vida: 4 pisos (dos habilitados) y un ambiente Queer as folk de chicos con torso desnudo, canilla libre (barra libre). Bailamos hasta las cinco, casi borracho perdí a mis amigos y borracho entero me perdí yo metiéndome a los baños a perder mi dignidad. Pero tanto no, porque no pasó nada más fuerte que el voyeurismo exhibicionismo que me da con mucho alcohol.
A las siete, un poco mas sobrio, tomé un taxi al hotel. Traté de no despertar a nadie, me duché post paja pensando en todo lo visto.
Sábado
Desayuno a las 10 y media. Paseo por Palermo Soho y a las 4 nos juntamos con Giorgio en la plaza de Recoleta, vimos unos bailarines de tango casi acrobático, almorzamos en un restorán que extrañamente tenía mucho pan y tres salsas (chimichurri, verde, y tomate-cebolla) para picotear. Comí un costillar de brontosaurio y me fui solo a ver "Un Buda" porque a todos les había gustado mucho el día anterior. Música de Pedro Aznar, dos hermanos huérfanos de la dictadura siguen caminos distintos y se reencuentran con el budismo. Suena raro, pero la historia es genial, ojalá llegue a Chile.
Volví al hotel y de algo sirvió el paraguas que llevé porque se largó a llover. Rematamos en la Galería Pacífico tomándonos un fabuloso helado en el Freddo. Volvimos a dormir al hotel y muy temprano hoy domingo nos vinimos a Chile.




SIN CITY - TRAILER DE 6:23

19 comentarios:

Rockoso® dijo...

Que-wen-paseo. La aprovechaste a concho, la pasaste super bien... qué mejor cumple??? Muy wena, wena, wena.
En serio te asaltaron fuera de Pagano? Que miedo... uf, no voy más sino va alguien conmigo entonces.
Jajaja, no aguantaste la tentación de la disco gay... fuerte experiencia... podrías detallarla en otro post... :O jajaja
Saludos.
Baxo

linkillo dijo...

Qué pena no haber sabido de tus planes para poder orientarte en Buenos Aires y, eventualmente, que te llevaras un librito de Sebastián Freire...
Abrazo

Freddy dijo...

estubimos el mismo deia de cumple, aunque por lo que veo el tuyo lo pasaste mucho mejor, por mi lado fue algo extraño, en fin ya paso. me alegro que la pasaras bien.

porsia, hace poco que te visito, chao que estes bien cuidate.

Voikot dijo...

Hueón para!!!! el medio escrito la cagó me demoré como una hora y eso que leo rápido, pero me quedó más que claro porque no me quisiste contar ayer, habríamos estado horas al teléfono jajajaaja, se ve que lo pasaste bien en todo caso.

Julius dijo...

Palacio BsAs es lo mejor del universo. Una vez salí de ahí a las 6:00am, volé a Santiago a las 8:00 y llegué tipo 12:00 a la OFICINA!!! Onda con challa en el pelo, ese toque.

Me dió una envidia horrible leerte!!!

Abrazo,

JUL.

Remus dijo...

En resumen, lo pasaste bien ¿No es así?
Saudos!

Max Demian dijo...

Es casi toda una epopeya griega tu relata..bien basto
Igual que rico impregnarse de cultura, hace tiempo no voy a Bs Aires, y casi no hice mucho, pero si conoci algunos cafes y restaurantes jeje
Pero que bien que conocieras esa ciudad
Suerte

Pablillous dijo...

avemaria purisima!
lei tu historia sin respirar..
me gusto "roma" la vi en un festival
tremendo fin de semana
feliz cumpleaños atrasado!

Benjactor dijo...

muy bien señor, la proxima serà la ultima de Iñigo, su fantasia, y la de casi todo Chile
Un besito

Yo pienso y no aprendo dijo...

"PUTEAME ACA"
Cómo se te ocurre escribir una enciclopedia de 8 tomos!!!.. mis pobres ojos venosos te odian.
Personalmente te odio también, por que andas patiperreando mientras uno con cueva se toma un helado en el centro.

jaimePL dijo...

Ya!, terminé de leer el evangelio de san eleuterio.
PUTA QUE SON RICOS LOS HELADOS EN ARGENTINA!!!!!

saludos!

Voikot dijo...

jajajjajaaj el evangelio segun san eleuterio, viste hueon tendría que haber sido en forma parcelada, ahora no vay a escribir nada en un mes pa'tener tiempo que los demas lean.

FasalazA dijo...

Ajajaja, pero si no era taaaanto... bueh, supongo que lo digo porque a mí también me gusta escribir post largos [no Voikot, no la biblia ¬¬U]

Cool... qué envidia... cuando sea un profesional no-joven pero exitoso me pegaré esos paseos. Si no me vuelvo a mandar un porrazo antes ;)

Abrazotes.

adriano_queer dijo...

q bacan, lo de tu viaje a argentina.

me dieron ganas de viajar, pero el factor plata y el factor permiso no me acompañan por el momento.

chau, cuidate, kisses.

pd. q lata que te hayan sacado la cresta un monton de hueones.

Pablillous dijo...

que gueno que volviste compadre, espero que este posteo largo, no signifique que no vas a escribir en un buen tiempo....
habran mas detallitos de Argentina
no?
abrazos

Pablillous dijo...

se me olvidaba

Christian Bale? that is a major hottie....

GATO ROMANO dijo...

Lo de un casa dentro de un cubículo de vidrio me suena rarísimo. Fuera de ser caro, debe romper el sentido estético del entorno (hablo sin haber visto ninguna foto y solo siguiendo tu relato). Bueno, no soy conservador de monumentos arqueitectónicos, pero me parece bien extraño, pos oye.

Voikot dijo...

2 preguntas :

1.- Cuando cambias el post?. Es miércoles cachai?.
2.- Que me trajiste de baires?, mínimo... o sea, fuimos roomates, amiguis de carrete... o sea...

Mister Duncan dijo...

Mmmm, con harto detalle todo aaah, me había olvidado tanta weá que hay en Buenos Aires, como que no voy hace muuuchos años, y la ultima vez, estuve muy de paso, ya, tuvo bueno pa tratar de recordar un poco, saludos, y feliz cumple po, nunca es tarde.
aioos.